Software libre en la administración pública: Desafíos y oportunidades Imprimir
Escrito por Administrator   
Miércoles, 12 de Mayo de 2010 13:22

Software libre en la administración pública

La Revolución Digital será mas profunda que la Industrial, construyendo una sociedad que se empieza a reconocer como una Sociedad del Conocimiento. Esta revolución alterará el capitalismo surgido en la anterior era, cambiando significativamente las relaciones de producción, y las estructuras sociales [005], [194].

En la Etapa Industrial el constante incremento de la “porción intelectual” en el conjunto del capital universal, derivó recursos materiales cada vez más escasos hacia l@s propietari@s de un fondo potencialmente ilimitado[023]. -El “capital intelectual” permite a sus dueños apropiarse de cosas tangibles mediante el intercambio.- En la etapa que comienza, al eliminarse los costos de distribución y duplicación con la digitalización del contenido, el valor del “capital intelectual” comenzará a disminuir. La mal llamada “propiedad intelectual” [PI], al no ser un recurso escaso, saldrá del ámbito económico y no se podrá sostener como capital. Las construcciones artificiales legales que restringen su libre difusión, serán brutalmente reemplazadas por una humanidad que busca nuevas formas de compartir y comunicarse [004].

Cada vez más, el software será el agente regulatorio de las actividades y transacciones humanas. La mayoría de ellas podrán ser ejecutadas electrónicamente y el software decidirá si proceden o no y cómo, expresando en sus órdenes, lo correcto y lo incorrecto, lo posible y lo no permitido. En el nuevo mundo de la información las normas que regulan el desenvolvimiento de los individuos en la sociedad se redactarán como software, más que como leyes [053].

Las fuerzas que impulsan estos cambios se basan en el creciente uso de la informática en las actividades de comunicación, gestión y trabajo intelectual. La existencia de una red en tiempo real -Internet- que vincula a l@s usuari@s de computadoras del planeta de forma horizontal, anónima, universal y transparente, constituye un nuevo paradigma en las comunicaciones humanas. Los mecanismos previstos por sus fundador@s crearon en su seno un mundo abierto y libre. El software que la codifica fue pensado para la libertad. Y con ese impulso poderoso derrotó a las otras redes cerradas preexistentes y se impuso como lengua y mecanismo universal de comunicación del futuro. Articula a un costo marginal nulo millones de organizaciones y actividades de todo tipo. La masificación del uso de las tecnologías de comunicaciones y de procesamiento de la información, junto con las genéticas y la nanotecnología, definirán un nuevo ser humano, diferentes culturas y variadas sociedades[001].

Con antecedentes históricos como la Biblioteca de Alejandría, ya desde los comienzos de la ilustración, las universidades son los instrumentos que las sociedades se dan para generar, reproducir y mantener el conocimiento. La ciencia moderna crece en su seno impulsada por la sed de conocimiento, la economía y también por el armamentismo. El impacto de las tecnologías producidas ha sido profundo y ha representado el principal motor del cambio en la historia humana reciente. Si bien en los últimas décadas las multinacionales se fueron apropiando del conocimiento, el impulso de la digitalización lo devolverá a las universidades y otras instituciones públicas, las que deberán readecuarse y redefinirse para estar a la altura de las circunstancias.

En un mundo donde la información digital es el sistema nervioso, las formas que demos al software, determinarán en gran medida el contenido de las sociedades que construyamos. Así como la invención de la palabra primero y luego del lenguaje escrito definieron etapas evolutivas del ser humano, la comunicación digital global construirá una nueva humanidad.

La contradicción fundamental de la nueva era es su encuadre con respecto a la libertad y el derecho al conocimiento –en particular el Software Libre-, junto al derecho a su comunicación. Todo ello en choque con la apropiación privada de las ideas. Las acciones y decisiones surgidas de éste debate tendrán impacto en el desarrollo sustentable, la apropiación social de las tecnologías, y la inclusión social -en particular la digital-. Son cruciales y determinarán la organización social resultante.

Ante el posible advenimiento de una sociedad digital tecnocrática y fascista basada en software propietario, debemos defender y promover los derechos humanos, la igualdad social, de género, los derechos de las personas con capacidades diferentes, la libre expresión -en particular de los programadores-, la solidaridad, el desarrollo sustentable, el derecho al conocimiento, los derechos de comunicación, privacidad, anonimato, y otros valores vinculados con el resguardo de la creatividad y el progreso hacia una sociedad mejor. El Software Libre no es la panacea para todos estos problemas, pero constituye el sustrato tecnológico para construir una Sociedad del Conocimiento igualitaria, libre, solidaria, fraterna y sustentable [004].

Los Estados del mundo deben responder numerosas preguntas, tomar medidas para prepararse a sí mismos y a sus ciudadan@s. La forma en que respondan a estos desafíos y oportunidades determinará en gran medida su posibilidad de adaptación y supervivencia en la Sociedad del Conocimiento.

Este trabajo reflexiona sobre estas cuestiones y propone medidas concretas de acción a los Estados de la Región Centro y Sudamericana.